Las Delicias Villa Residencial

A fines de los ’80 la Estancia Las Delicias se puso en venta. Eran 140 hectáreas que estaban abandonadas, donde las malezas escondían una vieja casona ubicada en el piedemonte de las Sierras Chicas, camino a la ciudad de La Calera.

Allí, Jaime Garbarsky, Presidente de Grupo Ecipsa, que en ese momento tenía 29 años, soñó con dar vida a lo que al poco tiempo se transformó en el primer country de residencia permanente del interior del país. En ese momento los countries eran concebidos en Bs As básicamente como segunda vivienda y vivienda de fin de semana. En esta dirección y luego de haber viajado y explorado dichos emprendimientos, concibió para la estancia recién adquirida, un lugar con todos los servicios y comodidades necesarias para que fuera un emprendimiento de residencia permanente.

Así, en diciembre de 1991 el Grupo Ecipsa lanzó el primer country del interior de Argentina, Las Delicias Villa Residencial, dando inicio a una era de grandes transformaciones urbanas.

Jaime Garbarsky, presidente de Grupo Ecipsa, junto a su familia, autoridades e invitados especiales en la inauguración del country.

El respeto por la naturaleza fue la estrategia principal de ese gran proyecto, que mantuvo la vegetación existente y buscó resaltar y cautivar con su paisaje.

Cancha de golf de 18 hoyos, caracterizada por la vegetación.

El country se dividió en terrenos con un mínimo de 1.500 m2 y cuenta con cancha de golf de 18 hoyos, club hípico, cancha de tenis, fútbol, paddle, pileta de natación, cancha de golf para niños, gimnasio, salón de fiestas y dos club houses, uno de los cuales funciona en el casco de la estancia, que data de fines del siglo pasado.

Una casona con historia

A fines de 1890, Teófilo Telasco Castellanos construyó una casa para su mujer Ercilia, donde disfrutaban del paisaje de las sierras y la vegetación autóctona de algarrobos, quebracho blanco y acacias.

Frente de la casona

Cuando su mujer murió, Teófilo vendió La Cabaña de Ercilia, nombre que le había puesto a la propiedad, al renombrado Luis Güemes, un hombre de fortuna de Buenos Aires, historiador y abogado. Cautivado por la belleza del lugar, el nuevo dueño la llamó estancia Las Delicias. La familia convirtió la casona en un lugar de encuentro de las clases altas de Buenos Aires y Córdoba.

Fueron pasando los años y la estancia fue perdiendo su brillo. Entrando al siglo XX, la casa fue donada al Opus Dei y en 1989 fue adquirida por el Grupo Ecipsa para convertirla en una villa residencial.

Una vez que se diseñó el master plan del emprendimiento, Ecipsa salió en búsqueda de un socio local, habiendo encontrado en el grupo Roggio, titulares del Banco Suquía y de la inmobiliaria Alvear, un aliado estratégico para hacer posible el éxito en el que se transformó el Country Las Delicias.

Dentro de las inversiones y trabajos de urbanización, se hizo un importante trabajo de recuperación de la casona y antiguo casco de la estancia, con la intervención de la fachada y la refuncionalización de los espacios interiores, rescatando el edificio histórico de la destrucción del tiempo para que sirviera como elemento emblemático del nuevo proyecto.

Los trabajos también incluyeron la construcción de un nuevo Club House que balconea sobre los greenes de los hoyos 9 y 18 de la imponente y desafiante cancha de golf con la que cuenta el emprendimiento.

Con el tiempo Las Delicias se transformó en el principal country residencial de la provincia de Córdoba, con lotes promedio de superficie de 2.000 m2 y construcciones de vivienda que promedian los 600 m2.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *